Historico por Tag: Ivy Compton-Burnett

Una Reina sobre una Dama

30 dic

Lugar de la aparición: Alan Bennett, Una lectora nada común, Barcelona, Anagrama, 2008 (traducción de Jaime Zulaika).

Ceri-Radford

Ella aún no había resuelto su problema, porque sabía que si se marchaba con las manos vacías el señor Hutchings pensaría que la biblioteca era algo deficiente. Entonces, en un estante de volúmenes de aspecto bastante raído, vio un nombre que recordaba.

—¡Ivy Compton-Burnett! Puedo leer esto.

Sacó el libro y se lo dio al señor Hutchings para que lo sellara.

—¡Qué delicia! —Abrazó el libro, con un ademán poco convincente, antes de abrirlo—. Oh, la última vez que lo pidieron fue en 1989.

—No es una autora popular, señora.

—Vaya, me sorprende. Yo la hice Dame.

El señor Hutchings se abstuvo de decir que aquel no era necesariamente el camino para llegar al corazón del público.

La reina miró la foto en la contracubierta.

—Sí, recuerdo aquel pelo, era como la corteza de una empanada alrededor de la cabeza. —Sonrió y el señor Hutchings supo que la visita había concluido—. Adiós.

El bibliotecario inclinó la cabeza, como le habían dicho que debía hacer si alguna vez surgía la eventualidad, y la reina se fue en dirección al jardín, mientras los perros ladraban otra vez salvajemente. Norman, con su Cecil Beaton, sorteó a un cocinero que estaba fumando un cigarro junto a los cubos de basura y volvió a las cocinas.

Al cerrar la camioneta y arrancar, el señor Hutchings reflexionó que leer una novela de Ivy Compton-Burnett exigía su tiempo. Él nunca había llegado muy lejos en sus obras y pensó, con razón, que pedir prestado el libro había sido más bien un gesto, una gentileza que él agradecía. El ayuntamiento siempre estaba amenazando con recortes en el presupuesto de la biblioteca y el patrocinio de tan ilustre usuaria (o cliente, como prefería decir el cabildo) no sería nada perjudicial.

(…)

—¿Qué le ha parecido, señora? —preguntó el señor Hutchings.

—¿Dame Ivy? Un poco seca. Y todo el mundo habla igual, ¿se ha dado cuenta?

—Para decirle la verdad, señora, nunca he leído más que unas pocas páginas. ¿Hasta dónde ha llegado Su Majestad?

—Oh, hasta el final. Cuando empezamos un libro lo terminamos. Nos han educado así. Libros, pan y mantequilla, puré de patatas: no hay que dejar nada en el plato. Siempre ha sido nuestra filosofía.




Compton-Burnett por Tabarovsky

15 nov

En su columna dominical de Perfil, Damián Tabarovsky se entusiasma con la llegada de Dame Ivy a las librerías argentinas:

Para los potenciales nuevos lectores, no hace falta aclarar que Compton-Burnett es una de las más extrañas, raras, excéntricas, es decir notables, escritoras del siglo XX.  Sus novelas (cuyos títulos están formados casi siempre por dos términos unidos por una “y”) avanzan a base de diálogos, casi sin descripciones ni interrupciones, en un mundo levemente victoriano, donde la idea de familia está ligada al encierro y a la posesión del poder. La ironía, el sarcasmo, la agudeza de esa máquina dialogante es tal, que luego de leerla es difícil imaginar cómo se podría escribir de otro modo.

Acá, la nota completa.

Puig y Vargas Llosa seducidos por Ivy Compton-Burnett

1 nov

Agradecemos a Juan Fernando García el artículo que publicó en Perfil sobre Una familia y una fortuna. A nuestra Ivy le habría gustado una nota que comienza hablando de una pelea entre hermanos:

Nunca más oportuna una cita del último Premio Nobel, el celebérrimo Mario Vargas Llosa: con coherencia inusitada en sus apreciaciones estéticas, el peruano denostaba a Manuel Puig, dicen, porque escribía –allá por los años de La traición de Rita Hayworth, en 1968- como Corin Tellado, para volver a desacralizarlo cada vez que pudo, negando lo “revolucionario” de su escritura. Que no tiene la estatura de Borges, ni la de Faulkner; y su estilo, dejó deslizar, es calcado de Ivy Compton-Burnett. Parece que Puig, dice su biógrafa, la leyó hacia 1967 y se lo hace saber a Emir Rodríguez Monegal: “Para mi gran sorpresa… descubrí que mis diálogos de incógnito ya habían sido hechos hace 20 años; y pensar que creía que había inventado algo nuevo.”

Acá, el artículo completo.

NOVEDADES DE SEPTIEMBRE

20 sep

UNA FAMILIA Y UNA FORTUNA

IVY COMPTON-BURNETT

Una noticia revuelve el nido más o menos cómodo de los Gaveston: Dudley, el querido y apocado tío solterón, recibe una herencia inesperada. Mientras en la mansión intentan ponerse de acuerdo sobre cómo debería emplearla, otros visitantes van llegando: la muerte, el amor y su revés, el egoísmo, las retorcidas buenas intenciones. Una familia y una fortuna es una novela despiadada, inusitadamente entretenida, sobre ese organismo a la vez trivial y angustioso al que damos en llamar “familia”.

 

  Una de las más grandes novelistas que ha dado Inglaterra.

Nathalie Sarraute

Más que hablar, sus personajes esculpen epitafios en sus lápidas. Hablan como lúcidos esqueletos que han salido de los armarios.

V.S. Pritchett

 Cualquiera que intentara escribir una novela con uno de sus argumentos, no conseguiría publicarla o se sumiría en el ridículo. (…) Es muy posible que Compton-Burnett sea considerada en el porvenir como una gran novelista, una novelista genuinamente moderna.

J. Rodolfo Wilcock

 Si te importa Compton-Burnett es algo que solo puedes descubrir por ti mismo.

John Betjeman

La séptima de doce hijos, Ivy Compton-Burnett nació en Londres el 5 de junio de 1884. Jamás olvidaba un nombre o la edad de un conocido. Creía en el aislamiento y en el ocio como protectores de la identidad. Pasaba horas ocupándose del jardín de la casa que compartió con Margaret Jourdain. Algunas de sus novelas son A House and Its Head, Parents and Children, Elders and Betters, Manservant and Maidservant y The Mighty and Their Fall.

Luis Chitarroni por Beatriz Sarlo

8 jun

Mil tazas de té de Luis Chitarroni fue uno de los dos primero libros de La Bestia Equilátera. Pronto, publicaremos la edición definitiva de Siluetas, el primer libro de Chitarroni. Publicados originariamente en la mítica revista Babel, los textos de Siluetas se reunieron por primera vez en libro en 1992. Desde entonces, es un auténtico libro de culto entre lectores de habla castellana. Pariente cercano de Portable People de Paul West, el libro incluye retratos y apreciaciones de Erasmus Darwin, Georg Büchner, Max Beerbohm, Ivy Compton-Burnett, William Gerhardie, Arno Schmidt, Alfred Kubin, Corbière, Svevo, Tanizaki, Gadda, Torga, Hrabal, Chatwin… la lista es interminable. Todo lo que Chitarroni escribe cautiva y sorprende.

Para mitigar la espera, un texto de Beatriz Sarlo sobre el autor.